Se dice que lo mediterranio empieza y acaba con la olivera.

En el imperio romano, cuando los romanos conquistaban un pueblo del Mediterráneo plantaban un olivo como símbolo de representación del territorio. El árbol daba sus primeros frutos en dos años.

Dos años en los que el clima y la tierra acompañan el cultivo, desde su nacimiento hasta el descubrimiento de sus frutos.

365+365 días para disfrutar de un fruto icónico y referente de la dieta mediterránea.

Suo Tempore es el legado de esta tierra y de esta pasión por el producto

Suo tempore tiene sus raíces en la convicción que las cosas buenas requieren su tiempo

Nosotros, en dos años, nos hemos dedicado a cuidar y mimar cada raíz, cada rama y cada flor de los mejores olivos de Lleida, una de las regiones históricas y más reconocidas en la producción de aceite de oliva del Mediterráneo, de la mano de los mejores productores de la comarca.

Juntos, unidos dando el mejor de cada uno a cada paso y a cada instante, durante dos años, para presentar la máxima expresión de calidad que puede obtener un aceite de oliva virgen extra.

La excelencia de aquellos que saben que las mejores cosas se hacen sumando, haciendo equipo.

2 años dedicados en cuerpo y alma a producir el mejor aceite de oliva virgen extra.

2 años en búsqueda de la máxima excelencia.

Aquest lloc utilitza cookies per a que tingui la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les mencionades cookies i l'acceptació de a aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies